En Bilbao eligen el contenedor SMALL.BIN para la 5ª fracción

Publicado o 26-04-2018

En Bilbao eligen el contenedor SMALL.BIN para la 5ª fracción

Formato Verde inicia el suministro de 1.700 contenedores Small Bin con cierre electrónico para la 5ª fracción en Bilbao.
El suministro ha comenzado en este mes de abril y se ejecutará en 2 fases.
El objetivo que se persigue es primar la calidad de la fracción orgánica, pues esta es muy sensible a una mala separación en origen.
La instalación del cierre electrónico con identificación de usuario hará que no cambie nada para aquellos ciudadanos que no reciclen esta 5ª fracción y que tan solo se permita el acceso con tarjeta a aquellos ciudadanos que la soliciten, asegurándose de este modo las buenas practicas de la ciudadanía que opte por usar el 5º contenedor.
Las buenas experiencias en otras ciudades como Gijón que lleva varios años con este sistema, la correcta integración del contenedor Small Bin y el cierre RFID, y los ejemplos de ciudades limítrofes como Getxo y Santurzi, hicieron que Bilbao se decantase por Formato Verde.

 


El 30 de abril comenzará una campaña informativa por todos los distritos y se repartirá el kit para utilizar estos contáiners. Esperan alcanzar los 3.600.000 kilos reciclados al año.

El contenedor marrón se extiende a todo Bilbao. Los recipientes ya han comenzado a colocarse por diferentes barrios. «Yo vivo en el distrito 5 y debajo de mi casa ya han puesto uno, lo que pasa es que todavía no me han dado la txartela y no me han explicado como se usa», ha apuntado el concejal de Obras y Servicios, Ricardo Barkala. Tienen 1.800 litros de capacidad, más que los actuales, y son más sofisticados, al abrirse con una tarjeta con chip asociada a un DNI en vez de con la llave actual. Tras la implantación del contenedor marrón en los barrios que ahora carecen de él, se sustituirán otros 373 que ya están colocados, además de reforzar algunas zonas con más puntos de reciclaje. En total se colocarán de aquí a final de año 1.500 nuevos contenedores marrones en la vía pública, alcanzando 260 habitantes por contenedor. Alrededor del 40% son residuos orgánicos que se pueden reciclar para obtener compost, en vez de acabar en la planta de Tratamiento Mecánico Biológico (TMB) de Artigas. El objetivo es pasar de las 9.100 familias adscritas al reciclaje del este residuo a las 23.000 y de recoger 586.199 kilos anuales de materia orgánica a recopilar 3.600.000.

La ciudadanía ha recibido una carta del alcalde informando de la campaña. Además se realizará otro envío a todas las viviendas de un folleto explicativo personalizado para cada distrito con fecha, hora y lugar de los puntos informativos fijos y móviles. A partir del 30 de abril, se comenzará con una intensa campaña informativa en los barrios donde se implantará el nuevo contenedor de reciclaje; campaña que tendrá una duración de dos meses. El Ayuntamiento pretende que el mayor número posible de familias participen de forma voluntaria, depositando separadamente los residuos orgánicos que generan en sus respectivos hogares. Después, tras el verano, se continuará por los distritos donde ya está implantado el contenedor marrón y donde serán sustituidos. Allí, la campaña finalizará en noviembre. Las familias que ya reciclan residuos orgánicos deberán entregar la llave actual, la cual será sustituida por una tarjera de apertura para los nuevos contenedores. Esta tarjeta servirá también para recoger, de manera gratuita, las bolsas que deben ser utilizadas para el reciclaje del material orgánico, en unas máquinas expendedoras en los centros de distritos. En cada distrito, entre todas las personas que hayan adquirido el kit de reciclaje y se hayan adherido a la campaña, se sorteará una tablet.

 


El Ayuntamiento de Bilbao también va a reforzar la información a los grandes productores, como son fruterías, floristerías y centros educativos. La composición de los residuos generados por estos grandes productores es en un gran porcentaje materia orgánica. Existen 129 centros educativos, 37 floristerías, 70 fruterías consideradas como grandes productores y 149 fruterías consideradas como pequeños productores en la villa. Por esta razón se les enviará una carta y se realizarán visitas personalizadas a través de los educadores ambientales que informarán de las características de la nueva recogida de la materia orgánica. Además se tomarán datos relacionados con la generación de residuos orgánicos, analizando la manera más adecuada de realizar la recogida, desde el puerta a puerta o mediante tarjeta personalizada. A quienes participen se les hará entrega del material, para facilitar al máximo la separación de este tipo de residuos. El objetivo es llegar al reciclaje del 50% de los residuos en el 2020, como ordena Europa.

Fuente: El Correo

Menú opciones